Nuestra BARRERA INTELIGENTE DE PROTECCIÓN VIAL puede incorporar distintas aplicaciones tecnológicas, que permitirán a la administración y las concesionarias gestionar de manera más rápida y eficaz las incidencias en las carreteras y autopistas.

En el momento actual ya se han definido una serie de utilidades que permitirán, mediante la colocación de una pantalla tipo LED y otros sensores, la gestión inteligente del tráfico, de los accidentes y de sus consecuencias:

Señales de aviso de accidente: triángulo de color rojo.

En el caso de que se produzca una colisión contra la barrera, un sensor ubicado en la propia barrera activará en la pantalla de LED’s una serie de triángulos de color rojo que se encenderán a lo largo de 1.000m antes y después de la zona donde se ha producido el impacto, avisando al resto de conductores de la presencia de un accidente en la vía. La distancia de señalización se podrá modificar desde el centro de control de tráfico, en función de las características, el tráfico y el estado de la carretera.

Actualmente se producen una media de 30 accidentes diarios en la Unión Europea por colisiones contra un vehículo que ha sufrido un accidente y es alcanzado por otro que no lo ve, accidentes que ocasionan multitud de muertes y heridos.

Señales de aviso de avería: triángulo de color naranja.

Cada día se producen decenas de averías o pinchazos en nuestras carreteras que obligan a los conductores a detener el vehículo en el arcén. Se ha previsto la colocación de un pulsador incorporado en la estructura de la propia barrera que permitirá a los conductores de los vehículos que sufran una avería señalizar la situación de su vehículo en el arcén:

1.000m hacia delante y hacia atrás desde el punto de la avería (la distancia de encendido de las señales puede modificarse desde el centro de control en función de las características de la carretera).

Esta señal de avería también se podrá activar, sin salir del vehículo, mediante el empleo de una App programada a tal efecto y que los usuarios de las carreteras se podrán descargar en sus móviles.

Se estima que se evitarán unas 50 muertes al año por atropello en arcenes y más de 300 accidentes por deficiente señalización de averías (datos facilitados por la DGT).

Iluminación de la calzada: mediante la incorporación de una serie de tiras de luces LED – color blanco (iluminación nocturna) y naranja (para el caso en que haya niebla).

La constante evolución de la tecnología de iluminación con LED’s permite instalar una serie de luces de este tipo sobre el soporte continuo de caucho para sustituir el alumbrado tradicional (caro, poco eficiente y altamente contaminante).

La colocación de una serie de sensores de detección de lluvia, hielo, niebla… en la propia estructura de la barrera permitirá que se activen dichas luces advirtiendo a los conductores de las condiciones del firme de la carretera por la que están circulando, con antelación suficiente para que éstos puedan adecuar su velocidad a dichas circunstancias.

Emisión de avisos a la DGT y a los servicios de emergencia: en el instante en el que un vehículo impacte contra la barrera se activará un aviso, ya sea vía cable/GSM/4G/5G o una tecnología similar, y adecuada a las circunstancias del entorno en el que se encuentre la vía en cuestión, que comunicará la incidencia al centro de gestión de tráfico y a los servicios de emergencia; permitiendo conocer la ubicación exacta del accidente.

Esto agilizará la actuación de los servicios de emergencia para una más rápida atención y evacuación a los heridos (gestión activa de los accidentes); permitiendo al gestor de la infraestructura actuar sobre el tráfico y las posibles retenciones de forma activa.

También la rápida evacuación de los accidentados evitará defunciones y lesiones graves. Los estudios de la DGT y diversas asociaciones consultadas indican que los diez/quince primeros minutos son críticos en el tratamiento eficaz de los accidentados.

Ultrasonidos: mediante la colocación de emisores de ultrasonidos se evitará la entrada de animales a la calzada (perros, jabalíes, ciervos, caballos…), evitando accidentes por atropello o maniobras bruscas de evasión que normalmente acaban con la salida de la vía del vehículo implicado.

Según datos de la DGT anualmente se producen en España unos 15.000 atropellos de animales (datos de 2014). Los accidentes son importantes cuando el choque se produce contra animales de tamaño medio (jabalís – 33% del total) o tamaño grande (corzos, ciervos – 22% del total). A modo de ejemplo en el año 2013 este tipo de accidente produjo daños personales a 484 (de los cuales 4 fallecieron, 51 resultaron lesionados graves y el resto sufrió lesiones leves):

El coste medio de los 3.100 accidentes que provocaron daños materiales fue de 1.400€, lo que implica un coste directo para las aseguradoras de 4.340.000€ (cantidad a la que hay que añadir el coste hospitalario de los heridos y de la Seguridad Social por las bajas laborales).

Otras tecnologías: debido a la versatilidad de nuestra barrera y a que la patente incluye cualquier aplicación tecnológica presente o futura que se pueda desarrollar, las posibilidades futuras son prácticamente ilimitadas.

En dicho sentido nuestros ingenieros ya han propuesto nuevas soluciones que mejorarán la seguridad en carreteras; p.e.: app que permita dar a conocer a los automóviles la presencia de ciclistas; aplicación que permita a las autoridades qué coches circulan sin seguro; pago de peajes por kilómetro recorrido (sin detenerse)…

La Modularidad del diseño permite asegurar que la barrera inteligente satisfará las necesidades de cualquier Administración o concesionaria en la gestión de sus carreteras; cada una de las soluciones tecnológicas implementadas es independiente, lo que permite ir incorporándolas a medida que las necesidades de la vía lo requieran (coste en función de las necesidades).

Contacta con nosotros: